Proyectos

Proyectos artísticos, narración oral escénica, lecturas y cinematografía

Nuestros proyectos artísticos fueron generados con la decisión de enfrentarse a un proceso para dejar registro de “un decir”. Ese decir viene de un llamado interior que está presente en cada ser humano desde el principio de los tiempos.

Esto se evidencia en la creación de proyectos que abordamos en laboratorios de historias y talleres. La narración oral escénica, el compartir lecturas y contar historias a través de la cinematografía nos mueven a zurcir un entramado que esta desdibujado y que tiene que ver con la ancestralidad.

Proyectos artísticos en curso

El Arte de Envejecer®

Se encuentra enmarcado en un ámbito sociocultural comprendiendo múltiples escenarios referidos al arte, a la expresión, la comunicación intergeneracional y la transmisión y recreación de historias de vida.

Objetos con Alma

Es un proyecto en curso que combina el arte textil, el objeto como el títere, las historias, el cine como medio de comunicación, la expresión en movimiento y la lectura de obras elegidas o propias.

Laboratorio de Historias

Un espacio de entrenamiento, creación e investigación donde el elemento principal de trabajo es uno mismo, su memoria y su vínculo con el mundo.

Movimiento del Alma

Es un proyecto de lectura y muestra en escena con la Universidad de las personas mayores. (UNI3)

El Arte Nos Salva

Blog de arte y comunicación en donde se centraliza toda la información y proyectos en curso, así como invitaciones internacionales, viajes, encuentros, conferencias, espectáculos, talleres, galerías, etc.

Cuentos e historias de fogones

Es un proyecto que trabaja en comunidad con las disciplinas de equino terapia, caballos que curan, doma racional, equitación, que transcurre entre cuentos, historias y leyendas en el espacio del fogón en el campo y/o playa. (Centro ecuestre Equinox)

Dirección para la escena

Es un proyecto que ofrece un organigrama para narrar en escena.

Esta idea nos lleva a trabajar con personas mayores porque creemos que el bagaje cultural, la experiencia viva, el camino recorrido, ofrece (debería ofrecer) hechos que se  dibujen en ejemplos para los que recién comienzan a recorrer el camino de la vida.

Puede parecer un deseo exagerado o imposible, pero la realidad nos dice que todos envejecemos (si tenemos suerte) y ello debería ser un faro para tomarnos la vida con más compromiso hacia nosotros y hacia los demás.

Esto nos lleva (casi sin saberlo) a recorrer el camino del arte en diversas manifestaciones.
“El arte nos salva” digo, escribo, siento y transmito en toda oportunidad, porque a mi me ha salvado muchas veces.

Tenemos una idea persistente y honesta que es la de recorrer los caminos con tales ejemplos para propiciar un debate, una provocación en estos tiempos, que tiene que ver con la idea de que “todo se puede”, si tenemos las agallas de hacerlo.

Es así como se acercan a los talleres, encuentros de lectura, funciones y performances, personas mayores que tienen algo que decir y que desean experimentar las diferentes dinámicas que las acerquen a “subirse a escena”.
Aquí comienza el viaje y hemos de reconocer el compromiso que estas personas tienen cuando se deciden. Ese que te transforma, que te da impulso, el que todo el mundo tiene que ver, sentir e internalizar, porque de verdad cambia el mundo.
Cambia cada día, y cambia la sintonía desde donde nos empezamos a comunicar.
Genera el deseo de elegir mejor el tema del día.
Conversamos diferente luego de vivenciar una experiencia artística. Nos acercamos a la visualización del hecho artístico que está en nosotros siempre.
Desde este punto la comunicación da un giro sorprendente.

Personas que no se conocen se conectan e intercambian sus sentires luego de cada función.
Y cada encuentro nos devuelve un viaje inesperado que se transmuta y llena los espacios que tiene que llenar.