Huellas de Palabras

Home / Cuentos / Huellas de Palabras
Comparte con amor...

LECTURAS EN LA TERRAZA

Nuevo ciclo de lecturas

Con esta consigna inauguramos el tercer ciclo de lecturas en la terraza. Por tercer año consecutivo nos encontramos para leer, una actividad que repara el alma y nos pone la pista libre para andar. Todos los domingos sale publicado el flyer con la consigna y es allí donde se dispara la búsqueda del texto que se va a leer. Pueden ser textos literarios, propios, anécdotas, cuentos, letras de canciones, poesía y cualquier género que surja de ella.

GRAN COMIENZO

El viernes 17 de enero la terraza se colmó de almas dispuestas a escuchar y de a poquito se fueron animando a leer y se ayudaban con los celulares en búsqueda de textos que se disparaban mientras otros leían.

Que gran experiencia de ver y sentir cuando tantas personas que casi no se conocen empiezan a ayudarse, despierta esa fuerza que todos llevamos dentro que no tiene explicación, que se da y se expande a medida que pasan los minutos y las horas.

Sabemos cuando comenzamos pero el final lo disponen los lectores, el tiempo se alarga como si no existiera, quedamos suspendidos en conversaciones varias.

Como en la escuela se van formando grupos, seleccionan los textos, se ordenan para pasar al frente y sentarse en la silla que oficia de marco escénico.

Con el fondo de Florentina y las luces y penumbras de la noche que nos abraza en el recorrido de la actividad.

Papiro de palabras

Al lado de Florentina pusimos un gran papiro para que dejaran sus huellas.

Con timidez al principio se fueron acercando y dejando en él las emociones de la noche.

Algunos no escribieron pero comunicaron sus palabras y fue hermoso, se podía ver el asombro y la alegría de sentirse parte, de mirarnos y evidenciar que somos en relación con los otros y en estos encuentros se experimenta desde la panza.

Hay una adrenalina que pertenece a estar vivos y ubicarnos en contexto en donde el cuerpo se pone expectante y se acomoda a medida que pasa el tiempo.

Lo mismo pasa con la emoción, algo empieza a fluir y alguno describió que se parece a estar enamorados.

Enamorados de nosotros mismos cuando nos sentimos bien, comodos, frágiles pero no débiles, capaces de mostrarnos sin caparazón.

El camino debiera ser asi siempre, porque cuando lo experimentamos, queremos más.

Por esto y muchas razones más nos encontramos todos los viernes a leer.

Galeria de imágenes


Comparte con amor...
Related Posts